top of page
Buscar
  • Foto del escritorSebastian Franz

Siendo María en un mundo de Martas

Lucas 10:38-42

Hay una historia en la Biblia que me gusta mucho y que me ha enseñado tanto a enfocarme en las cosas que realmente importan en la vida.

El libro de Lucas nos narra que en una oportunidad Jesús estaba entrando a una aldea y dos hermanas lo recibieron en su casa. Marta y Maria, dos hermanas con personalidades muy diferentes. Me puedo imaginar la emoción de ellas al recibir a Jesús en su propia casa, que visita tan importante y especial!


La Biblia cuenta que Marta era muy servicial, atenta a las necesidades de los demás, una mujer muy ocupada y dedicada a los quehaceres y ocupaciones del hogar; y más aun en ese día, con la visita de Jesús en su casa, todo debía salir perfecto pensaba ella. Sin embargo, María, lo único que hacia era estar sentada a los pies del Maestro, mirándolo y escuchándolo hablar. 

Marta no podia creer lo que estaba viendo, y en ese momento le dice a Jesús: “Señor, no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? Dile que me ayude!!!


Y la respuesta de Jesús es mi favorita, me imagino que le responde mirándola a los ojos y con una profunda mirada de amor: - “Marta, Marta, estas inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo UNA es necesaria y María ha escogido la mejor y nadie se la quitará”


La respuesta de Jesús sigue siendo la misma respuesta que Él nos sigue dando hoy. Estamos tan inquietos, preocupados, ansiosos y enfocados en “cosas, actividades, quehaceres y ocupaciones” todo el tiempo. Yo, personalmente, me identificaría con Marta, quisiera que cuando Jesús me visitara todo saliera de lo más perfecto y lindo posible. Pero, como nos cuesta, muchas veces, simplemente sentarnos a sus pies a escucharlo hablar y ser ministrados por Jesús. 

En un mundo donde todos están siempre a las corridas y saturados de actividades, sentémonos hoy a los pies del Maestro, a escucharlo hablar, y simplemente dejar que nuestros corazones sean llenos de su Espíritu Santo mientras somos ministrados por Él. “Quédense quietos y reconozcan que Yo Soy Dios” Salmos 46:10.


By Andru Franz.


429 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page